10cosasdechina_blogpost_0013

China ha sido diferente a todos los demás países que hemos visitado. Tanto en la preparación del viaje como para la estadía, hay detalles que no se pueden olvidar. Algunas cosas ya las teníamos claras, otras nos tomaron por sorpresa, pero de eso se trata, de tener la experiencia de conocer una cultura totalmente diferente a la nuestra. En el trascurso de nuestros días en la nación más poblada del mundo tomamos nota de todo lo que es necesario saber cuando visitamos China. Si estás planificando viajar para allá, deberás tener en cuenta esto:

  1. Ten siempre a la mano toallitas desinfectantes y/o hand sanitizer

10cosasdechina_blogpost_0012

No es un mito. El higiene no es el más óptimo y más cuando hay tanta gente. A esto se le suma la contaminación ambiental y el resultado es mucho polvo y sucio. Nuestra recomendación es SIEMPRE llevar algo para desinfectar al menos las manos.

  1. Lleva una mascarillas (o cómprala allá en cualquier farmacia)

10cosasdechina_blogpost_0010

Aunque al final decidimos no usarlas, llevarlas nos dio tranquilidad. La contaminación ambiental puede que algunos días tengan el aire tan cargado que te enfermes con algún catarro o alergia. Tuvimos la suerte de que algunos días que estuvimos había un evento importante y el gobierno ordena cerrar las fábricas para que el aire mejore. Otros días estuvo lloviendo por momentos, lo que también limpiaba el aire.

  1. Apenas hablan inglés

10cosasdechina_blogpost_0006

No importa el idioma, en cada una de las ciudades que hemos visitado el inglés nos saca de apuros. Es sin duda alguna un idioma casi universal. Por más que digan que en Europa es mejor hablar español porque supuestamente si hablas inglés te tratan mal, nuestra experiencia fue excelente. Sin embargo, en China casi nadie habla inglés. No todos los empleados del hotel hablaban inglés, así que lograr comunicación fue un poco más difícil de lo que esperábamos. Cuando salíamos del hotel teníamos que pedirle a la chica del front desk que nos escribiera en chino a donde queríamos ir para mostrarle al taxista.

Sin embargo, cuando fue necesario hablar más allá de eso, la app de Google Translate nos salvó. No solo traduce de inglés a chino, sino que puedes tomarle una foto a algo escrito y la misma app traduce lo que dice.

  1. Lleva en la cartera o bulto un poco de papel de baño

10cosasdechina_blogpost_0004

10cosasdechina_blogpost_0005

No solo los baños públicos son diferentes a los que estamos acostumbrados, sino que no tienen papel. Uno se tiene que encargar de llevar el suyo. Así que antes de salir del hotel o donde te estés hospedando, echa papel de baño en la cartera.

  1. Debes llevar bloqueador solar

10cosasdechina_blogpost_0001

10cosasdechina_blogpost_0003

Atracciones turísticas como La Ciudad Prohibida y la Muralla China carecen de lugares para estar en sombra. A pesar de que la nube de contaminación “tapa” el sol, los rayos continúan haciendo daño a la piel. Son horas largas bajo el sol, ya sea haciendo fila o explorando los enormes complejos de templos y estructuras. Un bloqueador solar en la cartera es súper importante.

  1. Te van a mirar y hasta te van a pedir fotos contigo

10cosasdechina_blogpost_0011

China es uno de los países más grandes del mundo. Contrario a otros países, que uno ve y puede identificar a los turistas, en China es difícil, pues la mayoría del turismo es de chinos de otras provincias. Por tanto, ver una persona con facciones diferentes a las de ellos les causa mucha curiosidad. Tanto en restaurantes, atracciones turísticas, en la calle y el tren, te van a mirar sin parar. Uno que otro te pide tomarse una foto contigo. Hasta puedes verlos de lejos tomándote fotos. Esto lo hacen muy amablemente, así que no es de preocuparse ni pensar que es un “tourist trap”. ¡Realmente quieren una foto contigo!

  1. Se cuelan en las filas

Estamos acostumbrados a que, aunque queramos saltarnos las largas filas de alguna manera, lo correcto es esperar el turno decentemente. Los chinos no piensan así. Sin pudor ni vergüenza se cuelan en las filas en todas partes, así que revestirse de paciencia no viene nada mal.

  1. No existe el espacio personal

10cosasdechina_blogpost_0002

Son muchos. Diríamos que demasiados. Están acostumbrados a no tener espacio. Se pegan, y se te pegan. El espacio es tan limitado en muchas ocasiones que apenas vimos coches de bebé. Los padres cargan a los niños, aún cuando ya están grandecitos. Habíamos leído que el shock de ver tanta gente a la vez podía ser fuerte, pero quizás haber ido ya advertidos fue lo que nos ayudó a entender que estábamos adentrándonos a una cultura ajena, y que por lo tanto solo nos quedaba respetar sus hábitos. Simplemente la separación entre cuerpos a veces no existe.

  1. Hay de todo para comer, no hay porqué tener miedo

10cosasdechina_blogpost_0008

10cosasdechina_blogpost_0007

Una de las cosas que más nos preguntan es acerca de la comida. “¿Y comieron perros?, ¿Probaron las cucarachas?, ¡Quizás ese pollo era realmente gato!”. Encontramos que no hay de qué preocuparse. Es saber dónde comer. Siempre preguntar en el hotel por recomendaciones de lugares para comer o si tienes un tour guide, quien mejor que esa persona para guiarte. Fuimos a lugares donde comen los locales y lo que encontramos fueron puros manjares. Ensaladas exquisitas, dumplings perfectos y los mejores noodles que hemos probado.

  1. Hacen sus “cositas” sin pudor

10cosasdechina_blogpost_0009

Y dejándonos de rodeos, cuando decimos “cositas” nos referimos a escupir, limpiarse la nariz, vaciar sus gases, entre otras cosas que en nuestra cultura son hasta ofensivas. Es normal ver a un niños haciendo sus necesidades en la calle, pues hasta a algunos los visten con pantalones que tienen una apertura en la parte de atrás para que sea más fácil. Al principio es bastante chocante, pero ya al final te acostumbras. Es cuestión de controlar la expresión facial para que no se sientan ellos incómodos. Es un constante pensamiento de “actúa normal, actúa normal”

Entonces, es así como se nos ha hecho difícil explicar a quienes nos preguntan, que el viaje a China fue un tanto incómodo, pero a la vez encantador. Fue un poco desagradable, pero muy maravilloso. Inquietante, pero interesante. Una constante paradoja de lo que no estamos acostumbrados con lo que nos enamoró a primera vista. China es un país con unas costumbres muy diferentes a las nuestras, pero solo bastan un par de días para ir comprendiéndolos, ir adaptándote y dejar que te seduzca su cultura.