Brujas_Portfolio_438

Europa es un top en el bucket list de todo viajero, y sin duda alguna en la lista de todo foodie también. Cada ciudad se distingue por tener una oferta culinaria diferente, pero en lo que sí se ganan el premio es en los postres. No hay dieta que sea compatible con Europa. No mi gente, no la hay. Así que si viajar es una excusa para no hacer dieta, Europa es la excusa perfecta para romperla totalmente. Aquí una lista de los postres que no puedes pasar por alto por algunas ciudades europeas.

Brujas, Bélgica:

Bélgica es conocido por su chocolate. En Brujas tienen el Choco-Museum, donde aprendes todo lo que no sabías de esta delicia. Pero los belgos se distinguen por los waffles, y si a esos les incluyes chocolate, ¡BOOM! Apostamos a que más de uno te comes.

Brujas_Portfolio_479Budapest, Hungría:

Honestamente de Budapest sabíamos poco en cuanto a comida. Estando allí hicimos un Google search y en muchas páginas recomendaban una heladería en específico: Gelarto Rosa. Y es que no solo es una obra de arte lo que te estás comiendo, sino que son de los mejores gelatos que hemos comido. La opción de mezclar dos o tres sabores lo hace aún mejor.

 

Budapest_Portfolio_036Viena, Austria:

En Viena todo es muy chic. Desde la gente con su estilo elegante hasta la comida. Demel no es cualquier Pastry Shop. La fundaron en el 1786 y desde entonces sirve los mejores postres a quienes hace la fila para lograr sentarse en alguna mesita de sus tres pisos. Según el Internet, la realeza ordena a diario postres a Demel. Allí probamos varios bizcochos de chocolate, cuál de todos mejor. En la visita al bakery puedes ver cómo se trabaja en la cocina, ya que las paredes son de cristal para que el público pueda ver a los pasteleros preparando cada delicia.

Viena_Portfolio_114

Lisboa, Portugal:

Cuando salíamos de España en tren hacia el aeropuerto para viajar a Portugal, unos australianos muy simpáticos comenzaron a hablarnos y casualmente ellos acababan de visitar Lisboa. Lo primero que nos dijeron fue que teníamos que probar los pasteles de nata, y que no nos preocuparamos porque los veríamos en cada esquina. Y así fue. Llegamos a Portugal y en nuestra primera caminata por la ciudad vimos los famosos Pasteles de Nata, que cuestan 1 euro y te incluyen un café. No, si lo que sale caro es hacer la dieta después de las docenas de pastelitos que uno termina comiéndose. Pablo vota por que este es el mejor postre que se ha comido en su vida. Háganle caso.

Lisboa_Portfolio_423

Barcelona, España:

Fuimos a un lugar muy chulo en Barcelona llamado Casa Lolea. El nombre es porque ellos son quienes producen la sangría Lolea. Allí uno puede tomarla y a la vez pedir tapas que son para volver a ir. Al final la mesera nos recomendó el postre más extraño: chocolate con aceite de oliva por encima y una tostadita de pan. Pues sí. Fue así como descubrimos que el chocolate y el aceite de oliva pegan divinamente.GuiaDeViaje_Barcelona006

 

Paris, Francia:

Postres hay en Paris. Desde lo más fino, hasta lo más calle. En la famosa patisserie La duree, aparte de los macarons, tienes la opción de sentarte y disfrutar de un café y un postre. Que aunque el precio sea un poco más de lo que uno espera, vale la pena la experiencia de sentarse allí y sentirse muy Ooh la la! Por otro lado están las crepas con nutella, que en cada esquina hay un kiosko y le dan la pelea a cualquier postre fino.

 

Córdoba, España:

Aunque no es nuestro postre favorito, no nos podíamos quedar sin probar un poco de Turrón recién hecho. En Córdoba visitamos una tienda donde lo hacen allí mismo con diferentes ingredientes ya hasta nos llevamos un poco para Puerto Rico.

 

Madrid, España:

Visitar Madrid e ir a la Chocolatería San Ginés es casi obligatorio. Así que no fuimos la excepción y nos dimos la vuelta. La verdad es que no es posible comer solo uno. Muy ricos.

 

Florencia, Italia:

En Florencia probamos los mejores gelatos que hemos comido en cualquier parte del mundo. Una tiendita cerca del Ponte Vecchio. Nos llamó la atención que uno de los sabores que tenían en la vitrina era Bacardi. Nuestra selección fue Avellana y Yogur con Nutella.