1890488_10152786754000786_7036319362897015662_o

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Desde que comenzamos el blog, muchos de los mensajes que recibimos tienen una misma línea en común: “sueño con viajar, pero tengo miedo”. Y pues sí, sin duda alguna el miedo existe, porque ir hacia lo desconocido nos causa emoción pero también miedo. Se vale tenerlo. Lo que no se puede aceptar es que eso nos limite y nunca viajemos.

Si de miedosos se trata, he aquí una de las mejores. Crecí temiéndole a las alturas, las aguas profundas, algunos animales y hasta al fuego. Tengo la dicha de haberme casado con un hombre que lo menos que tiene en la vida es miedo. Ni al fracaso, ni a los nuevos retos, y mucho menos a viajar. Seguramente yo estaría en ese lado de no haber visitado ningún lugar si no anduviese con Pablo.

La adrenalina de conocer cosas nuevas hacen que se le olvide el miedo a cualquiera.

La adrenalina de conocer cosas nuevas hacen que se le olvide el miedo a cualquiera.

Nos ha pasado que cuando vamos a viajar a un lugar comienzan a salir en los medios noticias negativas acerca de alguna situación. Que si en Japón pronto iba a ocurrir otro tsunami, que si en Bangkok la milicia tomó el poder de todo, que en Grecia cerraron los bancos y hasta que los refugiados de Siria estaban invadiendo Europa una semana antes de irnos para allá por un mes. Sepan que no hubo tsunami, ni sufrimos algún percance violento en Bangkok, tampoco nos quedamos sin dinero en Grecia y mucho menos nos topamos con los refugiados. Los medios de comunicación exageran, y con eso logran su cometido: asustar. Nosotros, además de tratar de no hacer caso a lo que publican, buscamos información que diga la realidad de lo que está ocurriendo. Porque sí, puede que algo esté ocurriendo, pero no siempre es verdad.

11113937_10153629523300786_1847120842097378393_o

La crisis económica de Grecia no se palpó en ningún momento. Aquí en Plaka, un barrio muy famoso de Atenas.

 

10662103_10152794697835786_8876266604163949358_o

Este era el panorama en Bangkok a pesar de que la milicia había tomado el poder.

 

He aquí una miedosa que les cuenta que no hay porqué tener miedo a viajar. Porque a pesar de que vamos hacia un sitio donde hay personas que tienen costumbres diferentes, una cultura distinta y un idioma totalmente desconocido, no dejan de ser humanos que como nosotros, tienen miedo también. Esto no solo lo aprendí viajando. Gracias a que vivimos en Viejo San Juan, a diario me topo con turistas y veo en sus caras un poco de desconfianza. Cada vez que esto pasa me hace pensar que es lo mismo que hacemos cuando vamos a otro país. Uno se siente a veces hasta usurpando el hogar de otro, y piensa que eso los incomoda y les molesta. Por lo menos en mi caso es todo lo contrario. No me incomodan, no me fijo ni siquiera en lo que hacen o tienen, y si los escucho perdidos me detengo a ayudarlos a llegar a donde quieren ir. Estoy segura que eso pasa en los demás países que uno visita. Al final de todo cambiamos de latitud, no de planeta.

1398190_10151983228145786_1586770549_o

En casi todos los países que visitamos nos topamos con imágenes como estas. Love is in the air en todas partes del mundo. Foto tomada en las calles de Florencia, Italia.

 

1890488_10152786754000786_7036319362897015662_o

Las sonrisas son el idioma universal. Chiang Mai, Tailandia.

 

10536511_10152778554185786_3917493044728336285_o

A pesar de no entender el idioma, no es difícil comunicarse con las personas. Esta foto fue tomada en Kioto, Japón.

 

12138330_10153680965770786_5756601905539217125_o

Ver personas alegres es de las cosas que más disfrutamos cuando viajamos. Sevilla, España

 

Viajando he aprendido muchas cosas. Que una sonrisa comunica todo, que no somos tan diferentes como creemos, y que como mismo pensamos que hay cosas negativas, hay cosas buenas en todos sitios. Y lo más que he aprendido es que a lo único que deberíamos tener miedo es a no cumplir ese sueño de conocer el mundo.

10448600_10152786753500786_7604572262696608185_o

En Tailandia, como en otros países, ver a personas diferentes físicamente les causa emoción. Tanto así que se toman fotos con uno. Aquí un grupo de jóvenes me pidió tomarse fotos. Fueron mis 15 segundo de fama, y claro está, una experiencia muy única.

 

Ya una vez convencidos de que el miedo no va con nosotros en la maleta, ¿a dónde te gustaría viajar próximamente? Nosotros ya estamos planificando visitar otra vez Asia.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]