Londres

La imagen que uno tiene de Lóndres antes de llegar es la guagua roja cruzando el puente frente al Big Ben. La imagen real cuando uno llega allí es exactamente la misma. Es fascinante verlo en persona. Tan pronto te montas en una cabina del London Eye se te olvida el tiempo esperado en la fila kilométrica para entrar. Cada cabina tiene espacio para 25 personas y la vuelta completa dura media hora. Es el tiempo exacto para tomar las mejores fotos de esta ciudad.

De camino al Palacio de Buckingham uno siente que casi casi va a tener un encuentro con los reyes y príncipes, pero la realidad es que hay un mar de gente esperando para ver el famoso cambio de guardia. Nada, que los soldaditos caminan con gracia y bien sincronizados de un lado a otro. De todos modos es algo que uno no se puede perder. Aparte de esto, la foto en alguna de las cabinas rojas de teléfonos públicos es obligatoria. Llama un poco la atención que algunas son negras y que el olor que tienen por su abandono no es digno de realeza inglesa.

Lóndres es una de las ciudades más caras de Europa, sin embargo no hay duda que es un must see.

Información general:

Moneda: Libra

Documentación necesaria: pasaporte

Idioma: inglés

Transporte: Llegamos al aeropuerto y allí tomaos un tren. Nos bajamos en la estación más cercana al hotel y caminamos. Cuando nos íbamos de Londres teníamos planificado hacer lo mismo, tomar el tren hasta el aeropuerto. No sabíamos que el tren no estaba abierto tan temprano en la mañana (7am) y tuvimos que regresar al hotel, tomar un taxi que nos dejó en otra estación para poder tomar un tren que nos llevaría al aeropuerto. Casi perdemos nuestro vuelo a Praga. Ahí aprendimos la importancia de buscar información y horarios de los trenes de cada ciudad que visitamos.

Dónde dormir: Nos quedamos en el Park Plaza Hotel, que está a pasos del Big Ben y el London Eye.

Días recomendados: de 3 a 4 días

Comida: Como tal en Lóndres no encontramos un lugar de comida local, sino que comíamos donde nos pareciera mejor según nuestro camino. Un lugar que nos gustó mucho y que fuimos recomendados por unos amigos fue el restaurante Giraffe.

Qué ver: London Eye, Big Ben, Palacio de Buckingham, Tower Bridge, Cambio de guardia en el Palacio, los teléfonos rojos de la calle (hay negros también), Palacio de Westminster, Palacio de Kensington

Algunas fotos:

 

This slideshow requires JavaScript.