tokio guía de viaje

Japón ha sido uno de los viajes que más expectativa y emoción nos ha generado. Uno se empapa de información ante la incertidumbre de saber cómo hay que comportarse y poder encajar en esa cultura. Es cuestión de uno sentirse parte del lugar. Al llegar, la amabilidad de las personas es algo fuera de lo que uno está acostumbrado. Y no es que los caribeños no seamos amables. La comparación más clara que puedo hacer es que nosotros somos de abrazos y besos. Los japoneses son algo así como devotos. Con sonrisas tenues y el famoso saludo de bajar la cabeza (y hasta el torso). Tenemos que reconocer que son la cultura más respetuosa que hemos conocido.

Tokio es lo que uno espera: tecnología, avances y muy limpio. Pues como decimos en Puerto Rico, “los japoneses son la changa”. Es imposible no reconocer que están un paso adelante en todo. Hasta en los inodoros. Oye sí, los inodoros son de las cosas que más extrañamos de Japón.

Una ciudad hermosa y muy organizada, al igual que su gente. Para entrar al tren se hace fila. Bueno, realmente se hace fila hasta para caminar por la calle. La experiencia de caminar por la estación principal del tren en una hora pico como las 8 de la mañana es de otro mundo. Más allá de comidas extrañas y poco apetecibles, encontramos uno de nuestros destinos culinarios favoritos.

Información general:

Moneda: yen

Documentación necesaria: Pasaporte

Idioma: Japonés (bien poco hablan inglés)

Transporte: Llegamos a Tokio en vuelo desde Atlanta y allí mismo tomamos el tren que nos llevó directo al hotel porque nos quedamos en The Tokyo Station Hotel, que es un hotel en la misma estación del tren. Hay que ver cómo son las estaciones de trenes allá para entender porqué hay un hotel. Están impecables, hay tiendas, restaurantes…y bueno, hasta un hotel.

Dónde dormir: recomendamos un hotel cerca de alguna estación de tren, ya que es el método de transporte principal para llegar a los lugares turísticos

Días recomendados: como mínimo 4 días

Comida: todo lo que probamos en Tokio nos encantó, sabiendo o no sabiendo lo que era. Tampoco la comida era tan excéntrica como uno se la imagina. Nosotros somos bastante foodies y nos gusta dejarnos llevar por las recomendaciones de los meseros. Comen mucho arroz, carnes y ensaladas, que son riquísimas. Son unos expertos en postres y el café lo hacen exquisito.

Qué ver: hay muchísimas cosas para ver en Tokio, desde las estaciones del mismo tren hasta centros comerciales. Lugares turísticos principales son Meiji Jingu (Shibuya), Asakusa (Taito), el templo Senso-ji, el cruce de peatones de Shibuya, el Tokyo City View Observation Deck, Yoyogi Park, entre muchas otras cosas. Ver como tal la ciudad es ya un deleite.

This slideshow requires JavaScript.