Viena guía de viaje

Viena es la ciudad más chic que hayamos visitado. De repente caminando por la calle sentíamos que estábamos underdressed. Es la ciudad top en calidad de vida, y definitivamente es algo que se puede palpar estando allí. Quizás no está entre las 3 ciudades top, pero si entre las top 10.

Información general:

Moneda: euro

Documentación necesaria: Pasaporte

Idioma: alemán

Transporte: se suponía que llegáramos a Viena en un tren desde Budapest, Hungría, pero la situación de los refugiados sirios obligó a cancelar todos los trenes entre estas ciudades, por lo que pensamos que no nos quedaba otro remedio que tomar un vuelo. En el aeropuerto la persona que nos estaba ayudando nos recomendó tomar un taxi. El camino fue de 3 horas y nos costó unos 300 euros, mucho menos de los que nos hubiese costado el vuelo. Ya en Viena todo es a distancias cortas así que caminamos y para regresar al aeropuerto el último día tomamos un taxi.

Dónde dormir: nos quedamos en el Hotel am Stephansplatz, con la mejor localización sin duda alguna. Nuestra ventana daba hacia la Catedral de San Esteban, una de las principales atracciones turísticas (primera foto abajo)

Días recomendados: de 2 a 3 días

Comida: comimos en diferentes lugares, ya sea de comida típica de Austria o internacional. No hay un plato que nos haya encantado, pero tampoco es mala la comida. Visitamos el bakery Demel, que es muy famoso porque supuestamente le hace los postres a la realeza. No son postres para morirse, pero sí nos dimos el gustazo, aparte de hacer la fila para conseguir mesa en alguno de los tres pisos del bakery.

Qué ver: Demel, Catedral de San Esteban, Parlamento, Palacio Hofburg, Hundertwasserhaus

This slideshow requires JavaScript.