Cusco_Andandos-49

Antes de comenzar a hablarles de nuestra experiencia, queremos que lean la descripción que la página oficial de Machu Picchu ofrece acerca de esta escalada:

[“La montaña Huayna Picchu es la que aparece detrás de Machu Picchu en su clásica foto postal; sus senderos incas construidos a un lado de la montaña, pueden resultar aterradores para las personas con miedo a las alturas; estos circulan al lado de abismos de cientos de metros, son empinados y angostos; con algunas secciones en las que tendrá que sujetarse de cables de seguridad para equilibrarse; es un reto para cualquier persona. Si sufre de vértigo o no puede controlar su miedo a las alturas, será mejor que pase por alto está montaña. La montaña Machu Picchu, ofrece caminos menos empinados, más anchos y visualmente menos aterradores. Al reservar los Boletos Machu Picchu piense en todas las personas que vienen con usted, esta caminata es ideal si viene con niños o con personas de edad avanzada.

La montaña Machu Picchu es una de las caminatas más asombrosas en Machu Picchu; sin embargo, si puede vencer su miedo a las alturas, le recomendamos reservar la montaña Huayna Picchu, es posible que su vida cambie por completo luego de llegar a la cima.”]

Cusco_Andandos-26

Huayna Picchu es la montaña que está a la derecha atrás. Vista desde Machu Picchu.

Cusco_Andandos-50

Vista de Machu Picchu desde Huayna Picchu.

Cuando planificamos visitar Machupicchu descartamos subir a Huayna Picchu por el reto físico que esto iba a suponer. No somos los más atléticos y reconocíamos que nuestra resistencia no sería suficiente. Cuando fuimos a comprar nuestros boletos para visitar Machupicchu nos advirtieron que habían entradas para Huayna Picchu disponible, cosa que no es muy común, pues solo venden 400 entradas por día y se venden súper rápido. Nos tomó solo un minuto pensarlo. Por más que nos resistiéramos el destino quería que lo intentáramos.

Cusco_Andandos-41

Caseta de entrada a Hayna Picchu. Aquí uno debe mostrar el boleto de entrada, el pasaporte y firmar el libro de control.

Como reto físico fue aún más fuerte de lo que esperábamos. Sin embargo, nos tomó por sorpresa que fuese a la vez un desafío emocional. Un constante deseo de parar y decir: “No puedo más, aquí me quedo.” Para comprender las razones hay que tener en cuenta que nos levantamos a las 3am, desayunamos a las 4am y ya a las 4:30am estábamos haciendo la fila para tomar el primer bus que salía para Machu Picchu a las 5:20am. Las puertas de Machu Picchu abren a las 6am y nuestra entrada por la puerta para Huayna Picchu era a las 7am. Ya a esa hora teníamos un poco de hambre y sueño.

Cusco_Andandos-42Cusco_Andandos-43

Siempre decimos que somos un equipo y que cuando viajamos, esa es la mejor manera de ver las cosas. Huayna Picchu fue una prueba de fuego. Ayudar, motivar y hasta buscar motivación en el otro.

El tiempo estimado para subir normalmente es de una hora. Nos tomó una hora y cinco minutos llegar a la cima.
Cusco_Andandos-44

Desde allá arriba Machupicchu se vuelve pequeño. Esa increíble obra del ser humano se reduce a un pedazo entre las montañas que desde allí se pueden ver.

Esa pregunta que nos hicimos durante el camino de “porqué se nos ocurrió subir esto” se contestó de forma simple: no vale la pena, vale la alegría.

La serendipia es un hallazgo afortunado que ocurre de forma accidental. Aunque sabíamos que subiríamos al tope de una montaña desde la que seguro veríamos una increíble vista, la sensación de lograrlo fue total serendipia. La advertencia que hacen en la página oficial es acertada. “Es posible que su vida cambie…”.

Cusco_Andandos-52Cusco_Andandos-55

Ahora bien, Huayna Picchu quizás no es para todos. Es un desafío físico fuerte. Más que de fuerza, es de resistencia. Bajar es tan complicado como subir. En el camino montaña abajo conocimos una chica que se sentó simplemente a llorar porque no podía más. Cuando firmamos el libro de salida notamos que muchas personas no lo logran. Nuestra recomendación es que si desean hacerlo, lo hagan con calma, lleven agua, bloqueador sola, ropa cómoda y muchas, pero que muchas ganas de hacerlo.

Debes saber que…

  • Huayna Picchu se escribe de varias formas. También se conoce como Waynapicchu.
  • Huayna Picchu significa en el lenguaje quechua “Montaña Joven”, mientras que Machu Picchu significa “Montaña Vieja”.
  • Para bajar tienes que pasar por un túnel súper difícil de cruzar porque es bien estrecho. Está hecho a propósito para que en caso de que los invadieran, no pudieran salir tan fácil los invasores. Uno piensa que se va a quedar atascado.
  • Los “escalones de la muerte” están, pero no los tienen que pasar. De hecho, están cerrados al público con cuerdas.
  • Solo suben 400 personas al día. Las primeras 200 en el turno de las 7am y las otras 200 personas entras a las 10am. Los boletos se venden con meses de anticipación.
  • Entre noviembre y abril es temporada de lluvia, por lo que advierten que las rocas se ponen resbalosas por el agua y es mucho más peligroso.
  • Una de las principales advertencias antes de comenzar la escalada es que las personas con miedo a las alturas o vértigo deben considerar no subir.
  • Para poder entrar hay que firmar el libro de registro. Así cada día revisan si hay personas perdidas.
  • En julio de 2017 las reglas de entrada a Machu Picchu fueron revisadas y algunas añadidas. Aún en la entrada del parque estas no han sido actualizadas, por lo que no todo el mundo está al tanto.

Cusco_Andandos-56