ChiangMai_Portfolio_152

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Si hay un viaje del cual nos han preguntado información es el de Tailandia. Es uno de esos destinos que está en el bucket list de casi todo el mundo. Hay tantas cosas para ver y hacer que no hay quien se resista a querer ir. Desde la experiencia con los elefantes, hasta lo impresionante del Grand Palace. Y todo sin quitarle mérito a la comida, que fácilmente se convirtió en una de nuestras favoritas. En este post quisiéramos compartir un poco del itinerario que tuvimos en la primera de las las tres ciudades de Tailandia que visitamos. Nuestra primera parada fue Chiang Mai.

ChiangMai_Portfolio_206
ChiangMai_Portfolio_205

Primer día:

Llegamos a Bangkok desde Japón, pero de ahí tomamos un vuelo a Chiang Mai. Nos alojamos en Anantara Chiang Mai Resort. Un hotel que parece más un spa que un hotel. Increíblemente relajado y hermoso, lleno de naturaleza. Lo primero que hicimos: ¡comer! Llegamos con mucha hambre y en el mismo hotel hay un restaurante, así que fue nuestra primera probadita de thai food. Luego nos fuimos a dar un paseo por el área. La localización del hotel es súper buena y tiene cerca un mercado enorme donde varias veces fuimos a comprar desde ropa hasta comida. También quedan cerca las oficinas de Elephant Nature, el santuario de elefantes, así que fuimos y separamos nuestro espacio para el siguiente día. Ese primer día nos dedicamos a conocer los alrededores y el hotel.

ChiangMai_Portfolio_157ChiangMai_Portfolio_151

ChiangMai_Portfolio_142

ChiangMai_Portfolio_140Segundo día:

A las 8:30am teníamos que estar en el lobby del hotel listos para que nos recogiera una guagua que nos llevaría a Elephant Nature, que queda a una hora y 45 minutos más o menos. Era el cumpleaños de Diana, así que pasaríamos el día con los elefantes, alimentándolos, bañándolos y conociéndolos mejor. La experiencia nos incluye el almuerzo y la merienda. Aprendimos a darles de comer, jugamos y nos metimos en el río para bañar a nuestra elefante (cada grupo tiene un elefante asignado para cuidar cada día). De vuelta al hotel cenamos (y celebramos con todo y bizcocho el cumple) y fuimos al mercado.

 

10620034_10152786747615786_5052707206169426341_o

10636664_10152786748445786_2294453934556631608_o

10679484_10152786748795786_1646901144020529101_o

1973593_10152786749285786_7973388500619408455_o

1798937_10152786750460786_3403197687279042241_o

10658551_10152786749665786_2123208889302346586_o

10476596_10152786750645786_5689435146536730744_o

10469136_10152786750775786_5206346092700524644_o
1596695_10152786750935786_5330073660316994171_o

10582807_10152786751365786_4141666813905328791_o

10700189_10152786751390786_8375645989322999215_o

1072386_10152786752120786_7264054170640470342_o

 

Tercer día:

Temprano en la mañana queríamos hacer varias cosas y necesitábamos un taxi que estuviera con nosotros casi todo el día. El hotel nos recomendó un servicio de un chofer que incluye también un tour guide. Nos buscaron rápido y lo primero que hicimos fue ir a Tiger Kingdom para conocer de cerca los tigres. Una de las experiencias más fascinantes de todos nuestros viajes. Al salir visitamos la comunidad de dientes negros y cuellos largos. Luego la señora que nos acompañaba como guía nos recomendó un lugar donde los locales comen llamado The Orchid, porque también había un enorme jardín de orquídeas. Al terminar le pedimos a la guía que nos llevara a conocer templos y que queríamos ver monjes.

Al volver al hotel decidimos dar una vuelta en tuk tuk por el área y luego fuimos al mercado donde Diana experimentó meter los pies en las peceras de pedicuras. Su cara lo dice todo. También aprovechamos para tomar los famosos masajes mega baratos. Salimos como nuevos. Así nos despedíamos de Chiang Mai. Ya al otro día nos íbamos a Phuket.

10679689_10152786752195786_1355362636492630531_o
10636930_10152786752380786_3566072713357783628_o

10468224_10152786752570786_8891524176099378017_o

10482258_10152786753005786_6456980584588028135_o

10648813_10152786753250786_992724096150951771_o

10710395_10152786753095786_3495687755945313489_o

10658642_10152786753310786_1615803145569872107_o

10448600_10152786753500786_7604572262696608185_o

10661979_10152786754215786_1473440266521277332_o

1907904_10152786754515786_5317833854269035232_o-1

10608583_10152786754550786_6738143476218713272_o

10608518_10152786754780786_2045649004553993621_o

1907904_10152786754735786_7582129361385973250_o

10680014_10152786754830786_221008232436488884_o

10446188_10152786754930786_4443894754183562996_o

10700618_10152786754860786_5581210672974103093_o

10582983_10152786755005786_6881984794761479742_o

10321702_10152786755510786_3545594481817247189_o

10631226_10152786755455786_7082328825344710846_o

10636841_10152786755645786_7963657724077421141_o

10603830_10152786756435786_8580642065115697460_o

10694407_10152786756305786_2491430231209196245_o

10630633_10152786756785786_8070170035438994816_o

1291451_10152786756600786_4074453000511739443_o

 

 

En el próximo post hablaremos de nuestra 2da parada en Tailandia: Phuket.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]