Pickup subiendo al Rodadero

Así como nos emociona mostrarles nuestra experiencia en cada destino que visitamos del mundo, nos prometimos explorar nuestra isla, Puerto Rico, para así también darle un espacio en este blog. Cuando pensamos por dónde comenzar, no tardamos mucho en escoger Yauco. Hace algunos años un buen amigo se encargó de darnos un tour por cada recoveco de su pueblo, y tanto nos gustó que estamos seguros que a ustedes también les va a encantar. Para quienes ya lo han visitado, saben que con apenas llegar ya se siente la buena vibra de su gente. Para quienes no han tenido la oportunidad, aquí verán porqué Yauco es mucho más que café.

Placita El Almendro con frutas del País.

Placita El Almendro con frutas del País.

Comprando frutas del País.

¡Coco Piña!

Placita El Almendro, Yauco

Placita El Almendro, Yauco

Llegamos a Yauco cerca del medio día, así que fuimos a almorzar a Qlantro. Ya nos lo habían recomendado y fuimos a confirmar lo bueno que es. Tanto la comida como el servicio son excelentes. Nos comimos entre los dos (y esto pasa muy raro) un churrasco relleno de amarillo con risotto de camarones. No podíamos haber tenido un mejor comienzo.

Plato de Qlantro

Plato de Qlantro

Luego visitamos el Parque Arturo Lluberas, que es donde está la escultura de la mata de café. Hablamos un rato con los señores que allí jugaban dominó y conocimos a Tato, mejor conocido como Mr. Tato Plumbing, por ser el plomero del Pueblo por muchos años.

Caminamos un poco y llegamos a la Plaza de Recreo Fernando de Pacheco y Matos. Allí nos detuvimos en el Cafeíto. No solo degustamos el mejor café (claro si estamos en Yauco) sino que la chica nos invitó a entrar al kiosko para que aprendiéramos el proceso del barista para hacer el café. Estas pequeñas cosas son las que distinguen a los yaucanos.


Gente del pueblo de Yauco

Un jueguito con gente del pueblo de Yauco

 

Jugando domino en Plaza de Yauco

Jugando domino en Plaza de Yauco

Mr. Tato Plumbing. Yauco

Mr. Tato Plumbing, Yauco

Dueña del cafeíto, Yauco

Dueña del cafeíto, Yauco

Un café del cafeíto, Yauco

El cafeito, Yauco

El cafeíto, Yauco

Diana haciendo un café en el cafeito

Haciendo un café en el cafeito

Haciendo un café en el cafeito

Diana con cafe de Yauco

Diana con su obra de arte

Nuestra última parada era subir el Rodadero para ver el atardecer. La primera vez que subimos al pico del Rodadero fue hace ocho años. Desde esa primera vez, lo consideramos uno de los tesoros más bellos que tiene esta Isla. Que quizás por el momento es desconocido para muchos, pero estamos seguros que en un futuro será el punto de encuentro de muchos aventureros. Para llegar allá nos íbamos a encontrar con Bartolo Caraballo, un buen yaucano nacido y criado en el barrio Sierra Alta. Bartolo, quien ha vivido toda su vida en esa montaña, es quien nos acompañó a subir junto a su hijo Emmanuel. Nos montamos en la parte de atrás de su guagua pick up para aprovechar el aire fresco que allí se respira. Montaña arriba hicimos una parada en Rarirarys Candy, un kisoko de limbers de todos los sabores que te puedas imaginar.

Diana en kiosko de limbers

Diana con su limber

Bartolo Caraballo en su finca

Bartolo Caraballo en su finca

Bartolo Caraballo, Yauco

Bartolo Caraballo, Yauco

Se nos hacía ya un poco tarde para continuar, así que monte arriba seguimos. Hay un punto de la montaña en el cual ya no se puede continuar en auto. Allí es que comienza lo bueno. Caminamos entre 15 a 20 minutos para llegar al tope de la montaña. El Rodadero tiene dos vías para subir. Hay una “fácil” que tiene hasta unos escalones de tierra hechos por los vecinos del barrio. La parte “difícil” toma mucho más tiempo y es más divertida. Esta vez tomamos el camino fácil para poder llegar a tiempo para ver el atardecer.

Pickup subiendo al Rodadero

Pickup subiendo al Rodadero

Iglesia camino al Rodadero, Yauco

Iglesia camino al Rodadero, Yauco

Desde lo alto del Rodadero se afinan los sentidos. Se ve todo Peñuelas, Guayanilla, Guánica, Yauco y parte de Ponce, se respira el viento que llega desde el Mar Caribe, se escuchan los coquíes a coro y se siente como haber llegado al Paraíso.

Vista desde el Rodadero

Vista desde el Rodadero

Pablo & Diana en el Rodadero 2008Pablo & Diana en el Rodadero en el 2008

Diana en el Rodadero, Yauco

Diana en el Rodadero, Yauco

Emmanuel Caraballo en el Rodadero, Yauco

Emmanuel Caraballo en el Rodadero, Yauco

Atardecer en el Rodadero, Yauco, Puerto Rico

Atardecer en el Rodadero, Yauco, Puerto Rico

Bajando del Rodadero en Yauco

Bajando al anochecer del Rodadero en Yauco

Bajando al anochecer del Rodadero en Yauco

Colmado Lopez en YaucoColmado Lopez, Yauco

Yauco es mucho más que café. Yauco es gente buena, aire fresco y aventura segura.

¿Cuál pueblo que hayas ido nos recomiendas para que sea nuestro próximo destino de Turismo Interno? Déjanoslo saber en los comentarios.